Contenidos Graó

Disparar l’amígdala

«Sin emoción no hay aprendizaje», nos enseña el profesor Mora. Esta hiperrepetida frase que tanto utilizamos desde la búsqueda crítica de «la nueva educación» solo tiene sentido si la teoría neurocientífica se pone en relación con la práctica educativa.

Contenido solo disponible para suscriptores


Accede a este artículo individual por solo

0 IVA incluido

Descubre todo nuestro contenido sin límites

Desde 0 IVA incluido

También te puede interesar: