Artículo Acceder al discurso en el bachillerato
RESUMEN ARTíCULO

""Irse por los cerros de Úbeda"". ""Enrollarse como una persiana"". ""Remontarse a los godos"". ""Ir al grano"". ""Dejarse de rollos"". ""No tener pies ni cabeza"". ""No venir a cuento"". ""Leer entre líneas"". ""Mentar la soga en casa del ahorcado"". Todas éstas son expresiones que todos usamos y que encuentran correspondencia en todas las lenguas para evaluar la planificación del discurso, la pertinencia de la información aportada, la coherencia del sentido, la progresión de las ideas, la intención no obvia, la adecuación del enunciado al contexto: categorías que pertenecen al ámbito de la competencia discursiva y que constituyen los principios subyacentes en las normas del pensar de todo hombre o mujer y que, independientemente del idioma, contribuyen al sentido de sus enunciados. El entender y hacerse entender no es tarea fácil; conlleva reglas de construcción que rigen la organización del discurso. La enseñanza de las lenguas debe contribuir a que el alumnado conozca el funcionamiento de los textos -tanto orales como escritos- según la situación de comunicación en la cual tienen lugar; y no con la finalidad de establecer un modelo de lengua normativo, único y compacto, sino para que alumnos y alumnas conozcan y dominen más variedades y registros y, así, asegurar la comprensión y poder utilizar en cada momento la forma más adecuada a la expresión de las propias intenciones comunicativas, atendiendo a los distintos componentes de la situación de comunicación.

AUTORES


FORMATOS DISPONIBLES
1.49 €