Calabazas: las reinas del otoño
Resumen del recurso

Son un recurso inmejorable para las clases de los más pequeños, sobre todo por sus características físicas (diferentes tamaños, formas, colores, texturas, pesos, volúmenes, etc.).


Descripción del recurso

Justificación

Son un recurso inmejorable para las clases de los más pequeños, sobre todo por sus características físicas (diferentes tamaños, formas, colores, texturas, pesos, volúmenes, etc.).

Las actividades que podemos hacer con ellas son de psicomotricidad, de experimentación, de matemáticas, de descubrimiento, de expresión plástica, etc.

Material

· Calabazas de jardín (de decoración) tiernas y secas.

· Calabazas comestibles.

· Cestas.


Organización y funcionamiento

Podemos poner en algún espacio del aula una cesta con calabazas distintas medidas, y paneas y cestos también de distintas medidas para que los niños y niñas puedan buscar la que mejor encaja en cada cual.

Son ideales para disfrutar viendo cómo las trajinan de arriba abajo del aula. Y también porque ofrecen muchas posibilidades de desarrollo motriz: como punto de apoyo de los más pequeños, que se empiezan a levantar, para sentarse los medianos y para subirse encima, de rodillas o de pie, los mayores.

Cuando se empiezan a estropea, o a alguna se le hace una brecha, podemos aprovechar la ocasión para abrirla, olerla, mirar cómo es por dentro, tocarla (al que le parezca) y, finalmente, arrancar las semillas.

Las podemos poner a secar para hacer móviles o instrumentos (como las maracas), murales de transparencias, collares,... y también podemos hacer puré para jugar, etc. Allá cada cual con su imaginación y su capacidad ecológica para reciclar los productos de clase.

Extraído de:

Llibre
Manipulación y experimentación









Productos relacionados