Freire Rodriguez, Heike

Freire Rodriguez, Heike

Es licenciada en psicología y en filosofía por la ì Universidad de París X. Fue consultora del gobierno ì francés desde el Instituto de Educación Permanente de ì París, junto a colaboradores de Ivan Illich y Paolo ì Freire. Ha impulsado proyectos innovadores y ha ì acompañado a niños, padres y educadores en sus procesos ì de crecimiento. Periodista, autora de una treintena de ì artículos sobre infancia, naturaleza, democracia, arte y ì educación, escribe regularmente para diversas ì publicaciones especializadas: Cuadernos de Pedagogía, ì Aula, Escritura e Imagen, Integral, Crianza Natural, ì Frontera Digital, El rapto de Europa, Vivir en Familia. ì Entre sus recientes artículos destacan: -«La escuela es el bosque»; «República de la infancia», ì «Carl Honoré. El tiempo de ser niño» y «La voz de la ì infancia», en Cuadernos de Pedagogía, núm. 407, 2010. Un ì monográfico dedicado a la infancia que ha coordinado. - «Ciudades para los niños». Integral, núm. 369, 2010. - «Mariposas de ciudad». Children's Rights Delhi. ì Integral, núm. 361, 2010. - «Democracia práctica en el LAP». Cuadernos de ì Pedagogía, núm. 396, 2009. - «Una educación para la auto-realización». Cuadernos de ì Pedagogía, núm. 387, 2009. - «Arte infantil y transformación social», El rapto de ì Europa, núm. 13, 2008.

Educar en verde

Freire Rodriguez, Heike

Sinopsis de Educar en verde
Ideas para acercar a niños y niñas a la naturaleza

Los niños y niñas de hoy pasan la mayor parte de su tiempo en espacios cerrados, sentados, mirando una pantalla. Viven constantemente bajo una supervisión adulta obsesionada con la seguridad y, prácticamente, ya no disfrutan de momentos de juego autónomo al aire libre. Su creciente aislamiento del mundo natural se intenta compensar con un exceso de productos y tecnología (peluches, juguetes, libros, fichas, cromos, películas, juegos electrónicos…) que suplantan a los seres de la naturaleza. Una realidad virtual que les aleja aún más de la vida, reduciéndoles a un papel de espectadores y consumidores pasivos. La escasez de espacio y posibilidades de movimiento, la gran cantidad de representaciones abstractas, sin relación alguna con su experiencia directa, el continuo bombardeo de estímulos (luces, colores chillones, ruidos, velocidad..) al que están sometidos y, en definitiva, la falta de naturaleza, podrían estar en la base de numerosas dolencias que aquejan actualmente a la infancia: obesidad, desequilibrio de biorritmos, problemas motores y del lenguaje, asma, estrés, agresividad, TDHA, depresión… Los niños necesitan la naturaleza. Se sienten espontáneamente atraídos por ella y, en su contacto, se desarrollan de forma más saludable a todos los niveles: físico, emocional, mental, social y espiritual. Estar al aire libre (al menos tanto tiempo como el que pasan dentro), en interacción directa con la vida, debería ser reconocido (y ejercido) como un derecho fundamental de la infancia, en nuestras sociedades. 

PUBLICACIONES DE Freire Rodriguez, Heike